Receta nº53: Hojaldres de verduras

Hola,

Sí lo sé…soy un poco cutre..desaparecida desde el martes…y la razón es la misma..hasta arriba de trabajo y que no acabo de encarrilarme.

En fin, después de un poco de penitencia os cuento también que esta semana ha sido mi aniversario de boda….así que Mr Grumspter y yo nos fuimos a celebrarlo el viernes..y el sábado, aprovechando que mi mami se quedo con las enanas, nos fuimos pronto al mercado a rellenar la nevera, que ya hacía eco..y creo que cumplimos el objetivo…y con creces:

Este relleno de nevera hizo que tuviera que hacer algo con algunas cosas que simplemente no cabían:

Ingredientes:

  • Masa de holadre a punto de caducar (bueno, en realidad caducada por un día)
  • Tomates
  • Espinacas
  • Cebolla (que conste que no la guardo en la nevera pero puruleaba por ahí)
  • Un trozo de queso de cabra
  • Ajo

Esta es una receta muy parecida a la que hice en mayo con restos, la diferencia principal el relleno. En este caso vegetariano. Hice unos hojaldres de espinacas con piñones y otros de tomate con queso de cabra. Os lo enseño:

Lo primero que hice fue cortar la masa de hojaldre. Me da para 4:

Y ahora a preparar los 2 rellenos. El primero el de espinacas, comenzando con sofreir media cebolla y un diente de ajo picadito:

Y cuando estén listas, la añado las espinacas y nuez moscada:

Estarán listas en un par de minutos. Una vez que estén cocinadas, ponerlas en un colador para que suelten todo el líquido posible y se enfríen:

Y mientras se enfría, a cocinar el relleno de tomate. Con la misma sartén, sin necesidad de limpiarla:

Básicamente se prepara igual que las espinacas pero sin la nuez moscada…y lo mismo, una vez cocinados hay que colar la mayor cantidad de líquido posible. Y ahora a “montar” los hojaldres:

Cubrirlos…que por cierto no se me dá nada bien:

Y ahora al horno previamente calentado a 190ºC durante 15-20 minutos:

Para que veáis que no hay que tirar nada y aprovecharlo todo!

Feliz finde y comienzo de semana. Prometo hacer un esfuerzo más grande.

Saludos hojaldreros,

Grumpster