Receta nº 97: Pastel frío de chocolate y café

Esté postre es ganador. De  los buenos.

Muy fácil de hacer y queda de lujo. Lo único que os aconsejo es que el chocolate negro que compréis que sea lo mejor que podáis, bueno en la medida de lo posible claro.

Además se “cocina” en la nevera. Y lo podéis adaptar cada vez que lo hagáis a lo que tengáis en casa: las galletas que he usado son las yayitas de miel de toda la vida pero lo voy hacer para fin de año con digestivas. Lo podéis hacer con amaretti o de gengibre o vuestra galleta favorita. Las posibilidades son infinitas! Tantas como galletas!

Las fotos son pésimas porque lo hice por la tarde-noche. Pero el sabor es estupendo!

Empecemos por los ingredientes:

ingredientes

 

Ingredientes:

  • 160 gramos de galletas
  • Un poco de mantequilla derretida (para que haga de pegamento de las galletas una vez hechas polvo)
  • 300 gramos de chocolate negro con un mínimo de 70% de cacao
  • 3 cucharadas soperas de agave (si no tenéis con miel os vale)
  • 5-6 cucharadas de café solo (si no tenéis café verdadero con café soluble va que chuta)
  • 450 ml de nata para montar (lo sé es una pasada pero como es un postre para unos cuantos, la gordura se reparte ;))

Bien, lo primero es forrar un molde con cling film o plástico. Mi consejo es que para que se quede pegado al molde pongáis un poco de aceite y luego que lo pongáis lo más estirado posible porque si no cualquier pliegue que quede se quedará marcado en el pastel (cosa que evidentemente yo no hice):

molde plastico

Luego hay que hacer unos cuantos pasos. Lo primero es hacer las galletas polvo. En mi caso y por suertuda lo hice en el robot de cocina en 5 segundos. Si no tenéis un robot es cuestión de meter las galleta en un bolsa de plástico y darle golpes hasta que quede con este aspecto:

galletas n polvo

Lo mezcláis ahora con la mantequilla derretida y reserváis. Toca ahora derretir el chocolate junto con el agave al baño maría. Una vez esté derretido, dejar que se enfríe un poquito. Mientras tanto toca montar la nata:

chocolate agave

nata antes de montar

Bien, una vez que la nata está montada y el chocolate un poco menos caliente mezcláis la mitad de la nata con el chocolate de manera envolvente y muy despacio hasta que esté todo bien mezclado. Una vez mezclado, le añadís el café y el resto de la nata y seguís mezclando de la misma manera.

chocoale nata 1

chocolate nata

chocolate derretido

Ahora toca hacer el pastel como quien dice. Lo primero es con la mitad de las galletas con mantequilla hacer la primera capa: verterlo en el molde y aplastar:

primera capa galletas

Luego le añadís la mitad de la mezcla de chocolate. Le añadís la otra mitad de galletas y aplastáis con cuidado para añadirle la otra mitad de la mezcla de chocolate:

ultima capa

antes de nevera

Y ahora lo metéis en la nevera hasta que la cosa se consolide…unas 6-8 horas. Lo desmoldáis con mucho cuidado y listo. Nada mejor que servirlo con un cafecito:

resultado final

Espero que lo disfrutéis.

Feliz navidad!

Saludos chococafeteros,

Grumpster

Anuncios

Receta nº 61: Gelatina de naranja

No sé si vuestra madre lo hacía cuando eráis pequeños pero mi adorable madre, nos hacía gelatina de sobre yo diría que unas 3  ó 4 veces al mes.

Antes de dárnoslas, la cubría con una capa finísima de leche condensada y ahí que nos lanzábamos emocionados a comernos la gelatina, hasta que descubrías que el motivo por el cual había cubierto la gelatina con leche condensada es que quería ocultar la manzana o pera que había troceado y que flotaba en esa gelatina con sabor a poco o nada pero que no tenía suficiente leche condensada para compensar el sabor de la manzana de turno.

Pues bien, un día hace bastante la verdad, viendo una de mis series favoritas de los chefs que más me gustan (no me acuerdo cual la verdad) pues en uno de los programas hicieron gelatina natural con zumo de frutas y siempre me dije que tenía que hacerla. De hecho he comprado las láminas de gelatinas en más de una ocasión y he tenido que tirarlas porque se caducaban y yo nos las usaba. Yo creo que no lo hacía porque las cosas con gelatina como que no me molan mucho.

Pero este finde, hablando con Grumspter Jnr, salió el tema de la gelatina y le pregunté si quería que hiciésemos gelatina juntas y me dijo por su puesto que sí (no con esas palabras pero sí con mucho entusiasmo). Aprovechando que la ratona no se encontraba muy bien y se quiso dormir apenas una hora después de levantarse, Grumpster Jnr y yo nos pusimos los delantales e hicimos nuestra primera gelatina.

Fácil no, lo siguiente y la diferencia es increíble, sobre todo porque te abre un montón de posibilidades que nos vamos a dedicar a experimentar a partir de ahora porque he de decir que Grumpster Jnr se ha adjudicado el título de ayudante oficial para hacer gelatina.

Empecemos pues:

Ingredientes:

  • 600 ml de zumo de naranja (o del sabor que queráis…la próxima vez haremos de fresa)
  • 2 ó 3 cucharadas de azúcar (depende de lo dulce o ácidas que estén las naranjas)
  • 4 láminas de gelatina ( yo las he comprado en Mercadona pero la próxima vez probaré a haceras con agar agar porque es de origen vegetal)

Es tan sencillo como poner en remojo las láminas de gelatina en agua fría:

Poner el zumo de naranja (natural se entiende) en un cazo junto con el azúcar y calentar sin que llegue a hervir para disolver bien el azúcar. Si queréis que la gelatina os quede más transparence podéis pasar el zumo por un colador para que quede sin pulpa pero yo preferí el zumo tal y como estaba:

Apagamos el fuego y le añadimos las láminas de gelatinas hidratadas y estrujadas:

Y disolvemos la gelatina y esperar a que se enfríe un poquito antes de servirlo en las copas/vasos que hayáis elegido. Por cierto, todo lo hecho hasta ahora no son más de 5 minutos. Tardamos más tiempo en hacer el zumo de narnaja que en hacer la gelatina:

Unas horitas en la nevera y listo:

Un poquito de leche condensada para recordar los viejos tiempos….sin manzana eso sí.

Tiene un sabor increíble, nada que ver con la de sobre y si tenéis enanos les encantará ayudaros.

Saludos gelatinosos,

Grumpster